¡Hola! Mi nombre es Elena, tengo 25 años y siempre he querido ser joyera. Desde que tengo uso de razón, me ha interesado todo lo relacionado con piedras semipreciosas, el diseño de joyas y el mundo artesanal. 

 

Mis inicios en el mundo de la joyería 

Cuando era una niña, mi gran pasión era que mi madre me llevara a una tienda de piedras semipreciosas. Me podía pasar horas y horas observando todo lo que había ahí, miraba las diferentes formas y los colores, y no podía creer que no hubiera ninguna piedra igual. Intentaba memorizar todos los nombres y si mis padres me dejaban llevarme alguna de esas piedras a casa, nunca sabía cuál escoger. Para mí, todas eran únicas y todas tenían algo especial. 

Cada vez tenía más claro cuál era mi pasión: tenía que hacer algo con esas piedras y la mejor opción era hacer mis joyas con ellas y llevarlas siempre conmigo.  

 

Donde estudié 

En la adolescencia, esa etapa en la que dudas mucho de ti. Me decían que tenía que elegir alguna carrera para estudiar, evidentemente no existe la carrera de joyería, y como las personas que no quieren lo mismo que los demás no está bien visto, mis dudas crecieron mucho. 

Empecé a estudiar fotografía en el IEFC en Barcelona. Siempre he sido una persona muy creativa y esa opción fue la que más se acercaba a mi perfil. En mis horas libres, buscaba en Pinterest como hacer mis joyas y me pasaba horas intentándolo. Cada vez tenía más claro, que alguien tenía que enseñarme y al acabar el curso busqué quien podía hacerlo.  

En 2013, encontré la escuela Susana Alonso en medio del bosque. Todo lo que me había imaginado en mis sueños: piedras semipreciosas, joyas y la naturaleza. Me enseñó las bases de mi profesión y para mí fue una gran maestra. 

Al cabo de unos años, quería perfeccionar más mis estudios y fui a Florencia (Italia) para aprender su gran técnica. Estuve unos meses en la escuela “Metallo Nobile” y al acabar, fui a vivir a Barcelona para estudiar en el gremio de Joyeros (JORGC). 

 

Mikora Diamonds (2017)

Mikora Diamonds nace del amor entre dos hermanos completamente distintos, como el Ying y el Yang, pero con una sensibilidad sin límites. Miquel, mi hermano pequeño, se especializó en certificación de diamantes y sin darnos cuenta, como siempre, nos complementábamos a la perfección para lograr crear piezas con alma. 

Apostamos por la producción local, trabajamos con materiales y minerales provenientes de la naturaleza y luchamos por unos valores sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. 

 

El taller 

Todas las joyas son diseñadas y creadas por mí, en nuestro taller en Girona de forma 100% artesanal, cuidando el más mínimo detalle. Confiando en el encaste de nuestros diamantes con pequeñas empresas familiares de la zona y comprando la plata y las fornituras en Barcelona. 

Quiero mejorar día a día la calidad de mis diseños y de mis joyas, por este motivo, nunca dejo de aprender y perfeccionar mi técnica como joyera.  

Busco la inspiración en la naturaleza y en esas historias que hay detrás de cada persona. Me gusta pensar que no son un producto, sino que cada una de mis piezas contienen historias, sentimientos y pasión.